viernes, 30 de abril de 2010

Noches Desde La Alhambra

Nights From The Alhambra El DVD que me propongo comentar confirma, una vez más, que cuando se trata de definir a las personas, usamos categorías demasiado estrechas. Los seres humanos, en realidad, no somos unidimensionales.

Cualquiera pensaría que Loreena McKennitt, al igual que otros exponentes de esa música tan bella que evoca paisajes y épocas de ensueño, es una mujer que se lo pasa todo el día en el campo, lejos del mundanal ruido, oliendo flores y mirando el azul del cielo. Podría pensarse incluso que, en lugar de caminar, flota, y que si uno necesita hablarle, debe hacerlo en voz baja para no interrumpir su contacto espiritual con las musas.

Ella, sin embargo, aparte de reírse cuando le dicen que proyecta esa imagen, no sólo aclara verbalmente cuán errada es, sino que, a juzgar por lo que se aprecia en esta grabación, lo demuestra con hechos.

Dicho en breve, Nights From The Alhambra, una especie de “Grandes Éxitos” registrados en directo, presenta una artista tan sólida que, si así lo quisiera, podría incluso liderar una banda de música pop o derechamente rock. No le quedaría grande el desafío. Basta oírla y verla actuar.

Su seguridad en el escenario, la pasión con que canta y la espontaneidad con que juega (jamás imaginé verla saltar ni oírla reír como lo hace) hablan de una persona que domina bien su arte y disfruta al máximo de él.

Y no menos impresionante, por cierto, es el soporte constituido por su banda. Es notable el trabajo de percusión (The Mummers’ Dance, Caravanserai, All Souls Night), la prominencia del cello (Dante’s Prayer, Raglan Road, The Lady Of Shalott, The Old Ways), la precisión del violín (Santiago), la elegante integración de la guitarra eléctrica (The Bonny Swans) y la presencia de diversos instrumentos exóticos.

Se trata, en suma, de un espectáculo musical que conmueve (en más de un sentido). La puesta en escena, efectuada en el Palacio de Carlos V en la Alhambra (Granada, España), pone en valor la arquitectura del recinto mediante luces de colores y crea un ambiente ideal para esta clase de música. Precioso.

La edición que estoy reseñando forma parte de un estuche que además incluye el mismo repertorio en CD (doble, al igual que el Live In Paris And Toronto) aunque sin los comentarios hechos entre canciones.

Nights From The Alhambra. Loreena McKennitt. Quinlan Road, 100 minutos.

3 comentario(s):

Carroña dijo...

Concuerto completamente contigo.
Es fascinante.
Lo mejor de todo es cuando Loreena toca el arpa, canta, y su pelo electrizante es movido por el viento.

Cristian dijo...

:-)

Cristialegria dijo...

Me dieron ganas de escucharlo :S

Publicar un comentario